Añadir propiedad
Sus resultados de búsqueda

Deja tu baño como nuevo

Publicado por Inmobiliaria Zubialde en 17 abril, 2020
| 0

Cuando un nuevo miembro llega a nuestra familia queremos que esté lo mejor posible que el ambiente sea cálido e infantil pero crecen rápido y sus necesidades también. Si decoramos la habitación para un bebe, en muy pocos años, se nos quedará demasiado infantil pero tampoco podemos decorarla para un adulto. Hay diferentes maneras de hacer que las habitaciones de nuestros pequeños se vayan adaptando a ellos a medida que crecen.

Lo típico (cada vez menos) es identificar a nuestros bebes con los colores asignados según su género, rosa para las niñas y azul para niños y hay cierta tendencia de usar colores como el beige o gris para las habitaciones más masculinas y tiran a colores algo más vivos como los lilas, amarillos o verdes para las niñas. La elección del color es algo muy personal pero cuanto más neutro sea más se adaptara a sus gustos según vaya avanzando y creando su propio criterio. Así, lo más adecuado sería incluir las notas de color en los accesorios de la habitación, como en las colchas, cortinas (caídas), cojines, alfombras… Ellos mismos se irán decantando por un color u otro según vayan formando su propia personalidad y estilo y será más fácil adaptar el dormitorio a ellos.

Una de las decisiones más importantes es la elección de los muebles. Antes se amueblaban las habitaciones algo más serias y se añadía la cuna que desaparecería cuando no fuera necesaria. Pero cambian los gustos y las necesidades y la industria se va adaptando. Ahora los cuartos crecen y se adaptan a medida de las necesidades de los peques, o no tan peques. Desde muebles plegables para las estancias más pequeñas que además son escritorio hasta cunas transformables que terminan siendo la habitación de un adolecente.

Pueden encontrar a la venta cuartos en los que las cunas crecen hasta convertirse en camas, pasando por varios tamaños para que se adapte en cada momento a las necesidades de nuestros peques. Cambiadores que pasan a ser escritorios con un pequeño cambio, armarios a implementar y un sinfín de posibilidades.

En el caso de las habitaciones pequeñas algo muy práctico son los armario-cama. Te dejan espacio para poner una cuna cuando son más pequeños, tiene la posibilidad de tener escritorio que usar como cambiador y según crecen tiene mucho espacio para jugar o estudiar.

La llegada un nuevo miembro a la familia siempre es una gran noticia y decorar esta habitación es algo que hacemos con especial ilusión y cariño, así que, solo queda disfrutar de la experiencia y esperar el momento.